Chaco consolida su política salarial con aumentos por encima de la inflación

Más allá del contexto electoral en el plano local o la situación macroeconómica en el plano nacional, el Gobierno del Chaco sostiene su compromiso con las y los trabajadores de garantizar salarios que no pierdan ante la inflación, logrando orden fiscal para pagar sueldos antes del final de cada mes.

El gobernador Jorge Capitanich anunció la semana pasada un aumento salarial extraordinario del 20% para los tres poderes del Estado. La medida, que abarcará a la Administración Pública Central, Vialidad Provincial, Policía, Servicio Penitenciario, legislativos y judiciales, se implementará en dos etapas: un aumento del 8 por ciento en agosto y un 12 por ciento en concepto de pauta salarial a pagarse en octubre.

Se trata de una nueva medida económica que tiene como objetivo cuidar la economía de las y los trabajadores del sector público, y se suma a los aumentos ya otorgados en el marco de las políticas de recomposición salarial impulsadas por el Gobierno provincial en el último año.

“El compromiso que hemos asumido con cada uno de nuestros trabajadores es darles previsibilidad en sus ingresos y esto lo garantizamos con dos medidas: que sus salarios crezcan siempre por encima de la inflación y logrando un orden fiscal que nos permita pagar sus sueldos antes del final de cada mes”, destacó el mandatario.

Capitanich aseguró que “sin importar el contexto electoral o los desafíos macroeconómicos en los que se encuentra inmerso el plano nacional, nuestro compromiso con los trabajadores se mantiene intacto y trabajamos día a día para brindar el mayor esfuerzo posible y cuidar el bolsillo de cada uno de ellos”.

 

Salarios docentes

En cuanto al sector docente, en los últimos cuatro años se logró recomponer el salario recuperando todo lo perdido durante los años 2016 – 2019. Mientras que en diciembre de 2019 el salario de un docente de jornada simple sin antigüedad era de $19.100, en agosto de ‘23 el salario alcanzará, para el mismo agente, el valor de $172.900.

Con esto, el salario creció +805% frente a una inflación de 564% para igual período. Sin embargo, al incorporar la bonificación por extensión de la jornada a 25 hs semanales, el salario será de $201.000 en agosto (+952% respecto a diciembre 2019).

“Esto fue posible gracias a una construcción colectiva entre el Ejecutivo y las asociaciones gremiales que consistió en una revisión trimestral mediante cláusula gatillo, incrementos adicionales al valor punto en concepto de recomposición real del salario, además de la creación del concepto Recomposición Docente equivalente a 1.000 puntos. Y para el caso de docentes con jornada extendida por la extensión a 25 hs. semanales, incorporamos 1.000 puntos al salario”, explicó el gobernador.

En particular, la política de los últimos dos años permitió que el salario crezca +114 puntos por encima de la inflación.

En el mes de marzo ‘22, el Poder Ejecutivo acordó la actualización del valor punto en +16,4% más la aplicación de la cláusula gatillo de carácter trimestral y el otorgamiento, en septiembre, de 200 puntos al concepto Recomposición Salarial.

El contexto nacional llevó a tomar medidas para dar respuesta frente a las dificultades del escenario inflacionario. Así, en el mes de mayo, se decidió actualizar +10% el valor punto a cuenta de la cláusula gatillo del segundo trimestre. La inflación acumulada para el trimestre abril – junio del año 2022 alcanzó el 17%. Con esto, el ejecutivo definió, además de otorgar el 7%, que correspondía de común acuerdo con los gremios, adicionar +5 p.p. siendo así la pauta equivalente al 12% en el mes de julio ‘22.

En el mes de septiembre ‘22, además del otorgamiento de los 200 puntos a Recomposición Salarial, se adelantó la cláusula gatillo del tercer trimestre a partir de un aumento del valor punto de 7%. Dado el aumento de 22% de inflación durante el período julio – septiembre, el aumento que permitía cumplir con lo acordado con los 19 gremios docentes era del 15%. Continuando con la política de recuperar poder de compra, se adicionó +5 p.p. al básico. Como consecuencia se incrementó, desde el 1° de octubre ‘22, 20% el salario docente.

Para el último trimestre del año 2022, la política del sector se basó en la cláusula gatillo del período. Con el dato de inflación de diciembre, igual a 4,8%, la actualización del valor índice alcanzó el 16,3% respecto al mes previo.

Así, el salario mínimo para un docente de jornada simple sin antigüedad pasó de $45.000 a $100.300, lo cual representó un aumento del 123% la pauta del año 2022, esto es 27 p.p. por encima de la inflación del período. Mientras que al considerar un docente con bonificación por jornada extendida, su salario creció 159% en el año (+63 p.p. respecto de la inflación del período) y alcanzó la suma de $116.400.

“Para el año 2023, se reivindicó una conquista histórica para el sector que es la aplicación de la cláusula gatillo de carácter trimestral. Esta herramienta permite que el salario docente nunca quede desactualizado frente a la inflación. En ese sentido, la cláusula gatillo se transformó en un derecho que garantiza un piso para el poder adquisitivo del salario docente”, remarcó Capitanich.

Así la política salarial docente tiene dos grandes pilares: la cláusula gatillo y el otorgamiento de incrementos adicionales que garantizan recuperar poder de compra. En el mes de marzo ’23, se otorgó un incremento del 20% al valor punto, superior a la inflación del primer trimestre del año.

La dinámica de la inflación implicó una nueva toma de decisiones: se adelantó un 10% de la cláusula gatillo del segundo trimestre al mes de mayo para que los docentes no tuvieran que esperar hasta julio para tener la actualización correspondiente.

Conocido el dato de inflación de junio, el aumento acumulado de precios en el NEA fue de 24% en el periodo abril-mayo-junio y, por lo tanto, el aumento al valor del punto correspondiente a la cláusula gatillo del segundo trimestre fue de 14%. Adicionalmente, en el mes de junio, se otorgó un incremento del 5% al valor del punto para lograr que el salario del primer trimestre crezca 61% y se encuentre por encima de la inflación para igual periodo.

Este incremento extraordinario del 8% en el mes de agosto como adelanto de la cláusula gatillo del tercer trimestre, garantiza que el salario continúe en su sendero de crecimiento. De esta manera, un maestro o maestra de grado, jornada simple, sin antigüedad de la zona de Resistencia tendrá este mes un salario de $172.900 mientras que quienes cumplen la jornada extendida percibirán $201.000 de bolsillo. Con esta pauta, el salario docente creció 72,5% hasta el mes de agosto con una inflación que acumuló 59,3% en el transcurso del año.

 

Salud Pública

En el año 2022, se trabajaron pautas salariales generales para todos los trabajadores de la Administración Pública que consistieron en tres medidas claves: adelantamiento de los aumentos pactados, otorgamiento de puntos adicionales al básico y compromiso de revisión en el último trimestre del año.

“Fue necesario recuperar y dignificar el rol de los trabajadores de la salud. Por eso, de manera especial y además de los acuerdos comentados, nos hemos ocupado de resolver demandas históricas y generar incentivos para el fortalecimiento de todo el recurso humano (enfermeros, mucamos, choferes, administrativos, médicos y demás profesionales)”, señaló el mandatario.

Así se logró entre las partes la celebración de más de 750 contratos de servicios con profesionales que se encontraban como médicos comunitarios, bajo contratos directos o el programa Expertos.

También la actualización diferencial de +15% de todas las bonificaciones del sector (Dedicación Exclusiva, Establecimiento Sanitarios, Auxiliar de Enfermería, Servicios administrativos, entre otras).

Para el personal administrativo de salud se actualizó +30% la base de cálculo de la bonificación por servicios administrativos (de 100% de Resto de bonificaciones – RB – a 130% en dos etapas) y 50% para quienes además cumplen funciones de jefe de departamento o director.

Se extendieron las facultades al otorgamiento vía resolución de bonificación para agentes que cumplan las condiciones de percibir Auxiliar de Enfermería, Establecimiento Sanitarios, Zona Desfavorable. Desde 2021, se regularizó la situación de más de 2.500 agentes

Para los profesionales médicos: otorgamos una bonificación por responsabilidad funcional equivalente a una suma fija no remunerativa del 100% del básico del agente

En el año 2023, la política salarial del sector acompaña la dinámica acordada para el resto del personal de la administración y tiene su pilar en tres ejes: Pauta salarial a la escala de remuneraciones que alcanza además a sus bonificaciones sectoriales; Otorgamiento de la Bonificación de Equiparación Sectorial (BES) desde el mes de abril y equivalente al 30% de la escala del agente al mes de julio; y actualización del refrigero pasando de $16,500 a $32.500 en tres meses.

En cuanto a la pauta salarial a la escala de remuneraciones que alcanza además a sus bonificaciones sectoriales. Se produjo un 20% de actualización en marzo, un 10% en mayo, un 10% en julio y un 8% en agosto.

Con esto, un médico sin horas guardias y con 10 años de antigüedad percibirá en el mes de agosto $567.000. Así, su salario creció +117 p.p. por encima de la inflación.

El caso testigo corresponde a un Médico Profesional 8, sin horas guardias y 10 años de antigüedad.

 

Agentes de seguridad: Policía y Servicio Penitenciario

En el año 2022, la política salarial para los agentes de seguridad, la política salarial sectorial se construyó con el consenso de equiparar demandas históricas. De esta manera, se amplió la base de cálculo del concepto Riesgo de Vida pasando de 85% a 100% del básico; y se generó un incremento de la bonificación por título y ampliación de su base de cálculo (incluyendo, además del básico, el concepto riesgo de vida).

Para el año 2023, el acuerdo al que arribó el Poder Ejecutivo con las Fuerzas de Seguridad garantiza que el salario de todas y todos los agentes de la Policía Provincial y del Servicio Penitenciario Provincial crecerá por encima de la inflación en 2023.

La política salarial de las fuerzas de seguridad consta de de tres pilares fundamentales: incrementos acumulados al salario básico; equiparación del refrigerio al Escalafón General desde marzo dando respuesta a otra demanda histórica del sector; e incremento de la base de cálculo de la bonificación “Compensación por no asignación de vivienda” en 50 puntos porcentuales.

Los incrementos acumulados al salario básico corresponden a un 20% en marzo, 10% en mayo, 10% en julio, y 12% en agosto.

Con este último anuncio, un agente de policía con el mínimo de antigüedad en cualquiera de las dos fuerzas de seguridad provincial perciba en agosto un salario de bolsillo de $227.600 sosteniéndose por encima de la inflación para el período. El caso testigo corresponde a un agente de la Policía Provincial con antigüedad mínima.

Abrir chat
Envianos fotos, videos, audios.
envianos la palabra si, y recibí las ultimas noticias!